Otro tipo de minerales para las joyas

En este momento vamos hablar de piezas de joyería, ese producto que cuentan que perdura para siempre, no obstante pienso que el modelo puede quedarse obsoleto, invitando a su propietario a volver a diseñar la pieza de joyería ó vender la gargantilla junto con los aretes que van a juego y nuevamente adquirir otra alhaja que sea más actual.

Un ornamento no debe de hacerse en todas las ocasiones de piedras apreciadas o incluso aleaciones de excesivo coste, incluso podrían realizarse con otro tipo de minerales con un precio bastante más modesto y además metales bastante más corrientes cuyo importe suele ser muy económico. Las alhajas se usan por todos los países del mundo, las personas embellecen con las joyas partes de el cuerpo y se considera como un símbolo de mayor poder adquisitivo, o sea nos ponemos alhajas cuando se trata de presumir de situarnos en un rango considerable dentro de la sociedad.

Las alhajas las tenemos en la tierra a partir de la aparición de los hombres, inicialmente usaban huesos de los animales cuando necesitaban crear las pulseras o incluso colgantes personalizados. Luego el el método de creación de las alhajas se desarrolló con las distinas civilizaciones integrando los metales y además minerales apreciados, en hoy en día todo sirve para llevar como ornamento, actualmente la propuesta de diferentes modelos creados por joyeros ha llegado a ser bastante abundante en todos los lugares.

Los hombres con el fin de contentar a las señoras obsequian con flores ó piezas de joyería, la razón de esta determinación ha llegado a ser que a las señoras les agrada que les obsequien con alianzas, pendientes e incluso colgantes en fechas poco comunes. Según cuentan en un blog que he visto esta semana, las mujeres bastante peculiares o incluso con un temperamento muy definido se inclinan por las alhajas más llamativas sin embargo las mujeres que suelen ser más tiernas se inclinan por piezas de joyería pequeñas como las pulseras personalizadas y más discretas. Siempre que decidimos ofrecer un obsequio a una mujer lo mejor es enterarse de la personalidad para complacerla. Los profesionales en tendencias piensan que con anterioridad a regalar una joya hay que tener en cuenta las características de la fisonomía de esa chica, como serían:

El estilo del rostro. La cara de una mujer va a ser lo que observamos primeramente y además debe de haber una correlación entre las piezas de joyería que te pones con la forma de la cara, pudiendo ser ovalado o cuadrado.

La altura de la chica, también ha llegado a ser una variable determinante si precisamos seleccionar las piezas de joyería, a las mujeres de poca estatura de ninguna manera se les aconseja llevar collares ajustados al cuello en cambio las chicas de mayor altura deberían utilizarlos más sueltos al igual que los pendientes.

La clase de manos, será determinante para seleccionar los anillos, a las féminas con manos finas y además alargadas se les adaptan más las sortijas de mayor grosor, pero siempre que se consideren cortas y gruesas será mejor usar sortijas discretas.

Este tipo de recomendacionesen ningún caso hay que llevarlas a cabo de forma rígida, la mujer disfruta de la opción de colocarse lo que le guste como alhaja, lo importante será que le siente bien y además le convenza el objeto que ha pagado. Además existen joyas que se adaptan a todo tipo de personas.

Cuando queremos encontrarse sugerente no es preciso ponerse alhajas con importes desmesurados ni siquiera marcas importantes, la señora puede estar atractiva con artículos de bisutería comprados a precios moderados. Lo primordial es proporcionar carácter a presencia asi como gustarte a ti en primer lugar y a los demás después.

Comparte este post....Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn