Menaje antiguo muy actual

En una cocina, la olla a presión merece una reseña diferente. Hace tiempo se creía que el guisar en este recipiente conseguía que los alimentos perdieran gusto, esto no es cierto, casi siempre es un prejuicio ó leyenda urbana que se tenía en el tiempo anterior, ya que la mayoría conocemos que cuanto más reducido es el tiempo de ebullición menos se cambian los alimentos y su importancia nutricional y las vitaminas que albergan. Otra fábula urbana que se tenía con las ollas es que podían ser temerarias y podía provocar explosiones, con las consiguientes accidentes a la persona que está cocinando , esto ha pasado, pero es por el hecho de mal utilizar el envase abriéndolo antes de tiempo por ejemplo, lo que sí es verdad puede ser que ese invento economizó tiempo a muchas amas de casa de la época, por que disminuía considerablemente el tiempo de cocción de los elaborados hirviendo el arroz en 5 minutos ó el pollo en treinta minutos, cuando con los antiguos envases de barro se conseguían las iguales tareas en mucho más tiempo. La preparación de la olla a presión era bastante sencillo estaba elaborada por un envase y por una tapadera de círculo de goma, con una manecilla para cerrarla, en forma de rosca, que aseguraba una perfecta retención del vapor que se desarrollaba en el interior de la olla, esto provocaba un incremento de la temperatura y la más rápida cocción como se ha dicho con anterioridad. Cuando la obstrucción desempeñada por el vapor llegaba a una temperatura muy alta, se despedía automáticamene, por la vía de de una espita de seguridad y silbaba, cuando llegaba este momento reducimos la temperatura para que evacuase todo el fluido y dejaba de pitar.

chicaschicosyviceversa

Al adquirir una olla en el establecimiento ó gran almacén, nos viene en la envoltura ó envase un díptico explicativo con todas las instrucciones a hacer, instrucciones y precauciones a tener en cuenta, en este tema vamos a abreviar algunas de las instrucciones universales para la explotación de este recipiente:

-No destaparemos en ningún caso la olla a excepción de que dispongamos de la confianza de que la fuerza ha desaparecido.

-No saturar demasiado el recipiente de comida, si no deseamos que la válvula de seguridad se tapone.

-No coceremos los productos embalados en telar ó papel ya que puede impedir la salida del vaho por la vía de la nombrada válvula de confianza.

-El tiempo de ebullición se calcula a partir del momento donde el recipiente llega el punto de máxima presión.

-Si queremos tostar los productos dejaremos la olla al descubierto y la sujetaremos al iniciar la ebullición.

-Antes de utilizar el recipiente hay que distinguir que la válvula está totalmente sin suciedad y no se puede taponar.

-Reducir al mínimo el calor de los fogones en el momento que el recipiente consigue el punto máximo de presión.

-La olla ha de higienizarse con agua caliente y producto de limpieza y la base ó fondo ha de frotarse con estropajo jabonosos para no rallar.

-Si hablamos de especificaciones las ollas son de entre cuatro litros y 8 litros de capacidad, hasta el cálculo de qué olla adquirir hay que observar el nº de integrantes de la familia y si por ejemplo localizamos una unidad familiar de seis miembros usaremos una olla de siete u ocho litros, la proporción es de algo más de un l. por individuo.

chicaschicosyviceversa

-Si el recipiente no la vamos a usar en un espacio relativamente largo, debemos que elaborar igual que con la nevera, dejarlo destapado para evitar los malos olores.

-Por regla habitual la olla a obstrucción se suele utilizar con cualquier tipo de fogón ya sea vitro ó  fuego directo.

Comparte este post....Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn