Las chicas amontonan un gran número de pulseras

En el dormitorio de una señora habitualmente dispone de un estuche donde mete pendientes y también piezas de bisutería antiguas que actualmente no las sacan ya que las tienen oxidadas o también porque han sido olvidadas.

Un gran número de estas piezas asi como gargantillas y pulseras se podrán disfrutar si se frotan con serenidad para que reluzcan del mismo modo que en pasado.

Un gran número de estas gargantillas eran de color plata y dorado dado que fueron hechas con minerales que con el paso de los años y por supuesto el fresco se han estropeado. Lo que en primer lugar tenemos que hacer es realmente concretar la clase de aleación y también el colorido que tienen en estos momentos.

Un gran número de gargantillas aparecen bañadas oro pero sin embargo con el paso de los años desaparece del metal original y de ninguna manera se puede conseguir nuevamente esa tonalidad debido a que sería preciso recubirlas una vez más de ese valioso metal y es menos costoso invertir en una joya nueva, siempre y cuando se considere un mineral barato puesto que en el momento que son de plata buena son más caras.

La plata buena se estropea más que otros minerales y es más compliacado limpiarla. Cuando necesite limpiar algunos pendientes debería utilizar una gamuza higiénica y seguidamente restregar con fuerza con el propósito de que lo ennegrecido se quite, pero sin embargo si el color oscuro persiste tenemos métodos más potentes como por ejemplo la pasta de dientes, el zumo de limón o el bicarbonato. En ningún momento use productos químicos de las pulseras de plata que van a poder calcinar la plata buena y también puede llegar a hacerse daño en las manos o los ojos al caerle ese líquido.

Si en su joyero guarda muchos anillos y aros de plata buena y su propósito es que estén resplandecientes debe de limpiar estas piezas de joyería con ayuda de sustancias naturales.

A menudo dentro de esas cajas hallamos alhajas que les falta alguna piedra y hay que llevarlas a una joyería para que nos las reparen, aunque en la mayoría de los casos va a ser mucho más caro que arreglarlas utilizando varios métodos que encontramos en las páginas webs.

Existen féminas que no adquieren un cofrecillo con el propósito de proteger sus joyas de modo que las tienen en cajoncillos, y de esta forma se pueden perder joyas por no estar bien guardadas.

Las chicas amontonan un gran número de pendientes y lo más acertado va a ser tener un estuche grande que contenga algunos apartados para clasificar de un modo sencillo cada gargantilla. Los estuches se venden en grandes almacenes al igual que en joyerías donde puede escoger el que más le convenza y obviamente se acople al sitio que tenga en su domicilio. No se le olvide guardarlo donde no sea fácil encontrarlo ya que podrían robarle.

Todas las joyas de elevado coste se colocan en cajitas con el fin de protegerlas de arañazos e incluso rozamientos, en muchos domicilios suele haber pulseras cotizadas. Si no va a estar en su vivienda en unos días y no tiene ningún contrato con ninguna empresa de seguridad en la casa, saque las piezas de su residencia, pues podrían apropiarse de ellas los usureros porque su peso es reducido y obviamente en el caso de que sean de oro pueden fundir el metal y llegar a un trato con personas desaprensivos que después lo usan para crear relojes.

Comparte este post....Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin