Remedios caseros

En el día de hoy hablaremos de remedios caseros que se utilizan para ciertos males que tenemos, estas recetas son naturales y si las aplicamos creo que llegaremos a las ó a las en condiciones más idóneas.

Las recetas que vamos a comentar son dos, que van destinadas a los problemas de garganta, cuya causa es la polución atmosférica de las ciudades, el fumar en sitios cerrados ó pegar voces en un partido de futbol por ejemplo, todas estas causas nos provocan inflamaciones de garganta y pérdida de voz, incluso faringitis.

Mudanzas en Madrid

La primera receta para mejorar el enronquecimiento de la garganta es muy fácil y consiste en coger una cebolla, si es roja mejor y unirla al zumo de un limón en un vaso ancho, posteriormente cubrimos de agua la cebolla que hemos cortado y lo mantenemos hasta la mañana siguiente, cuando nos despertemos colamos y nos bebemos el líquido poco a poco no de un trago, ya que es más eficaz para reducir la inflamación.

La segunda receta es una disolución de tomillo, miel y zumo de limón. El tomillo es una planta muy común en la cuenca mediterránea, desde tiempos milenarios se ha utilizado para la medicina las hojas y las flores que se recolectan en primavera es bueno para varias afecciones como la digestión ó los problemas de circulación de la sangre, también previene los problemas de garganta y bronquios por su acción antiséptica. La receta consiste en bañar el tomillo en agua y mezclarlo con miel y zumo de limón dejar reposar y posteriormente beber la infusión despacio al igual que la receta anterior.

También vamos a redactar dos recetas para los problemas de amígdalas, muy comunes en los niños.

La primera receta consiste en desecar un yogur con un paño, realizando una cataplasma que se aplicará directamente sobre la piel en la zona del cuello durante un tiempo superior a los 15 minutos, repitiendo la aplicación cada 3 horas, esto se debería acompañar de zumo de  limón y miel.

Mudanzas Madrid

La segunda receta ó remedio para los problemas de amígdalas que deriven en algo de infección con instalación de pus en la zona, consiste en un enjuague  de bicarbonato mezclado con limón. Los ingredientes serían una cucharada de bicarbonato, tres limones y un poco de agua que se mezclarían en un vaso, que lo tendríamos durante todo el día y cada 6 horas  haríamos gorgoritos en la zona de la amígdalas para que se pueda limpiar de pus la zona , el líquido no lo tragamos se expulsa.

Se comenta que si realizamos un masaje en el antebrazo  podemos prevenir los problemas de amígdalas, para hacerlo necesitamos líquido aceitoso para poder desplazar con facilidad los dedos, el masaje lo daremos a una distancia de  unos 15 centímetros  por encima de la muñeca desplazándonos por el hueso radial, esto lo debemos realizar cada 15 días y tres veces al día, cuando llegan las temperaturas más frías es decir otoño.

Además de tomillo como planta con atributos para la cura de infecciones de garganta ó amígdalas también tenemos la violeta, que  aunque sirve para los problemas del sueño y para combatir las alteraciones nerviosas también es buena para remediar los problemas respiratorios calmando la tos.

Como podéis comprobar por estas recetas la vitamina C, es muy buena para estos problemas ya que se utiliza en la mayoría de las recetas el limón, que unido a la miel y el agua, digamos que son los ingredientes básicos de estas recetas.

Comparte este post....Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn